Office of the Bishop Office of the Bishop Office of the Bishop Office of the Bishop Office of the Bishop

Boletín de los miércoles

Aviso: Las oficinas de la Diócesis estarán cerradas el lunes, 3 de septiembre, por el feriado del Día de los trabajadores.

 

Día de los trabajadores

La historia nos dice que la primera celebración del Día de los trabajadores se llevó a cabo en la Ciudad de Nueva York un 5 de septiembre de 1882. Para el año 1884, el feriado se observaba el primer lunes de septiembre, y el Sindicato Central de Obreros que organizó la primera celebración instó a colectividades de trabajadores de otras ciudades a participar.

En aquel entonces, y todavía hoy, el propósito del Día de los trabajadores es "rendir tributo al obrero estadounidense, en gran parte creador de la fortaleza, la libertad y el liderazgo de la nación". Al parecer, se trataba mayormente de un reconocimiento del trabajo pesado y agotador que los obreros industriales realizaban en aquellos tiempos. Hoy en día, trabajadores de todos los sectores participan en la celebración.

Pero me da que pensar. En la actualidad, gran parte del trabajo que la gente lleva a cabo en realidad no es más que una fuente de subsistencia, no de fortaleza. Por lo tanto, ante este feriado nacional, es más probable que estemos pensando que no tenemos que ir a trabajar, en lugar de sentir que es una señal de respeto hacia nuestra labor. La carencia de beneficios, la escasez de empleos, y la falta de atención hacia los empleados por parte de las compañías menoscaban el carácter sagrado que el trabajo tiene para la gente.

Pienso que el trabajo que se realiza con empeño es sagrado, y no porque yo sea un obispo. En todas partes la gente se esmera para cumplir honradamente con su trabajo diario, esforzándose para fabricar productos, contribuir a la industria, y servir a los demás de distintas maneras. Sí, cada tanto puede haber cierta indiferencia hacia las tareas que realizamos, pero en muchos casos, el trabajo de una persona es algo que hace porque la satisface en ese sentido.

Muchas personas sienten una gran necesidad de servir al prójimo y se deleitan haciéndolo. Muchas de ellas usan las habilidades que Dios les dio para brindar soluciones, construir grandes estructuras, y diseñar tecnologías de todo tipo y escala que hacen la vida más fácil. Muchas personas usan sus dones para proteger la tierra y todo lo que hace de ella un lugar hermoso, desde sus paisajes y recursos hasta los animales que comparten el planeta con nosotros.

El trabajo que hacemos para ayudar a los demás y el trabajo que hacemos para mantener a nuestra familia es sagrado. Descubrir las habilidades y talentos que nos permiten responder al llamado de Dios a vivir y participar en este mundo, es recibir un don maravilloso.

Padre celestial, al entrar en este lugar de trabajo traigo conmigo tu presencia. Aquí, en mi escritorio o puesto de trabajo, hablo tu paz, tu gracia, tu misericordia y tu orden perfecto. Reconozco tu poder sobre todo lo que se hablará, se pensará, se decidirá y se hará en el transcurso de esta jornada.

 

Señor, te agradezco los dones con que me has bendecido. Me comprometo a usarlos de manera responsable en tu honor. Dame cada día fortaleza renovada para cumplir con mi trabajo. Unge mis proyectos, ideas y energía para que aun en el más pequeño de mis logros te glorifique.

 

Señor, cuando esté confundido, guíame. Cuando esté agotado, infunde en mí la luz del Espíritu Santo. Que el trabajo que hago y mi manera de hacerlo les traigan fe, alegría y una sonrisa a todos aquellos a quienes hoy encuentre en mi camino.

                                                                          Plegaria original de Beliefnet. Modificada y traducida

Visita a la escuela de la Misión de San Xavier

Ayer tuve la oportunidad de celebrar Misa y visitar a los estudiantes de la Misión de San Xavier del Bac. La misión, por supuesto, es un maravilloso entorno para la Misa, y fue una bendición que algunos de los 138 estudiantes de la escuela sirvieran en la Misa. Agradezco a la directora Katrina Powell y a su personal docente.

Recordamos al Senador John McCain

Los primeros días de esta semana hubo muchas noticias de toda índole. El sábado pasado (25 de agosto), nos enteramos de que el Senador John McCain había fallecido después de una batalla contra un tumor cerebral muy agresivo. Tenía 81 años. Aquí en Arizona lo respetábamos por ser un estadista honorable, comprometido a su país y al pueblo.

El obispo emérito Gerald Kicanas conocía al Senador. El texto siguiente es parte de un artículo escrito por el director editorial de Catholic Outlook/Panorama Católico, Michael Brown:

«Él fue un hombre de principios  que sentía pasión por el servicio», dijo el obispo emérito Kicanas en una entrevista realizada el 27 de agosto.

Los dos colaboraron en asuntos vinculados a la reforma del sistema de inmigración, especialmente en 2007, cuando McCain trataba de equilibrar las presiones políticas de obtener la nominación para las elecciones presidenciales de 2008 y sus intentos bipartitos para impulsar y lograr la reforma migratoria.

Kicanas recordó una visita en la oficina durante la cual McCain le urgió que ayudara a movilizar a votantes hispanos y a otros para cabildear en las oficinas del congreso a favor de la reforma del sistema de inmigración. «"Recibo una llamada en contra por minuto todos los días", dijo McCain. "Necesitamos que su gente se haga oír"», relató el obispo.

La presión política inevitablemente condenó al fracaso los esfuerzos realizados.

McCain creía en los valores estadounidenses, como la dedicación al trabajo, la cooperación y la protección de la dignidad humana; y creía que al compartirlos con el mundo, el mundo era un lugar más seguro.

«Era un competidor hábil, pero a la vez entendía que no podemos lograr el éxito (la estabilidad mundial) solos».

McCain frecuentemente se reunía con líderes extranjeros y platicaba sobre el despliegue de tropas de EE. UU. y las opciones militares. El obispo Kicanas también viajó varias veces, en nombre de la agencia Catholic Relief Services, a lugares donde los disturbios civiles y la guerra crean crisis de refugiados. Aunque los dos líderes nunca viajaron juntos, tenían los mismos objetivos: la protección de los derechos humanos y la seguridad mundial.

«Teníamos en común la preocupación por las dificultades que aquejan al mundo», dijo el obispo.

 

Visita de almuerzo

Mañana habrá una reunión de directores de escuelas católicas y de los párrocos nuevos de parroquias con escuelas, y yo les haré una visita. Nuestros directores de escuela trabajan con gran dedicación, hombro a hombro con los párrocos que operan estas escuelas, y su colaboración es esencial. La planificación y las buenas prácticas administrativas siempre contribuyen al logro de un exitoso ciclo escolar.

Visita con la patrulla fronteriza

Más tarde mañana me reuniré con el jefe de la Patrulla Fronteriza, Rodolfo "Rudy" Karisch, quien me enseñará las instalaciones de la agencia en Tucson, inclusive las áreas donde se encuentran los detenidos. Peg Harmon, directora ejecutiva de Servicios Comunitarios Católicos (CCS); Sr. Leonette Kochan, OSF, coordinadora de la Oficina de Defensa de la Vida y la Dignidad Humana; y Teresa Cavendish, directora de operaciones de CCS, participarán en la visita.

Obispo Thomas J. O'Brien

El obispo emérito Gerald Kicanas y Mons. Jeremiah McCarthy, nuestro Moderador de la Curia, representarán a la Diócesis de Tucson en el funeral del obispo O'Brien el viernes en la Basílica de Santa María en Phoenix. Como ya sabrán, O'Brien, quien venía sufriendo por complicaciones de la enfermedad de Parkinson, falleció el lunes de mañana. Él había sido ordenado sacerdote de esta diócesis en 1961, y se convirtió en sacerdote de la Diócesis de Phoenix cuando esa diócesis fue creada tres años después.  En 1982 fue designado segundo obispo de Phoenix, y sirvió en esa capacidad durante 21 años. Para ver más información visite: https://www.abc15.com/news/region-phoenix-metro/central-phoenix/bishop-thomas-j-obrien-dies-at-age-82-diocese-of-phoenix-says

A la misma hora del funeral del obispo O'Brien, yo asistiré al funeral de Magdalene (Maggie) Rosales, hermana mayor del padre Rudy Rosales, administrador de San Bartolomé en San Manuel. Maggie falleció el 25 de agosto, su 69o cumpleaños. La Misa de exequias se celebrará en la Parroquia de Sta. Elena de la Cruz en Eloy.

Florecitas

El domingo celebraré una Misa de quinceañeras para ocho Florecitas en la Catedral de San Agustín. La

Fiesta en Xochimilco tuvo sus inicios en 1968, por parte de la Liga de Mujeres Mexicoamericanas. Según el sitio web de este grupo, las primeras Florecitas fueron presentadas a la comunidad en el Baile de gala de 1970. En el sitio web también vemos que las "Florecitas son jóvenes de quince años presentadas en una versión modificada de la quinceañera tradicional. Las Florecitas promueven la cultura, el orgullo y la herencia mexicana y, sobre todo, son ejemplos para otras jóvenes. Las Florecitas se presentan en varias actividades en el correr del año".

 

Misa en el comedor público Casa María

El lunes por la mañana celebraré Misa con trabajadores y personas que reciben servicios en Casa María. En el sitio web de la organización dice que la misión de Casa María, "como parte del movimiento laboral católico laico fundado en 1930 en Nueva York por Dorothy Day y Peter Maurin, es practicar a diario el amor y la compasión de Jesús, e implementar las enseñanzas de su Evangelio y la doctrina social de nuestra Iglesia. El Sermón de la montaña y el llamado a la solidaridad con los pobres son la esencia de esas enseñanzas".

Esta dedicada organización depende en gran medida de las donaciones que recibe, inclusive de las donaciones de tiempo de sus voluntarios. Por favor, visite http://www.casamariatucson.org/donate--volunteer.html para ver más información. También puede comunicarse por teléfono llamando al teléfono 624-0312. El sitio web tiene información en inglés y en español.

La generación 2021

La nueva sesión del Instituto Bíblico Católico del Sur de Arizona comenzó el sábado pasado con más de 100 estudiantes.

Damos la bienvenida a todos ellos a este estudio completo de las Escrituras  mediante el cual adquirirán nuevas perspectivas y conocimientos.

CBISA

El padre Felix Just, S.J., se dirige al nuevo grupo de estudiantes del Instituto Bíblico Católico en su primera clase.
Foto del diácono Clayton Nickel